miércoles, 25 de abril de 2018

Experiencias profesionales de ex-alumnos del MGDS (XVII): Brais Suárez Eiroa (Ingeniero Industrial)


Brais Suárez Eiroa es Ingeniero Industrial por la Universidad de Vigo pero leyendo su experiencia en el MGDS cualquiera podría pensar que ha estudiado Filología, Economía o incluso Filosofía. No te adelanto nada más de su historia. Solo embárcate con él y disfruta. 


Mi experiencia en el Máster en Gestión del Desarrollo Sostenible ha supuesto un punto de inflexión y un punto de partida a nivel profesional y a nivel personal. Quizás, la mejor manera de explicar mi experiencia en el Máster sea a partir de una breve historia. 

Años atrás, decidí embarcarme en el viaje de la Ingeniería Industrial. Al principio del viaje, el capitán era tan abstracto que yo no entendía nada, pero con el paso de los años entendí como automatizar el barco, como hacerlo más eficiente o cómo calcular el grosor del mástil para que una ráfaga de viento no lo arrancase. Mejoré tanto a lo largo de los años que el capitán me colocó como segundo de a bordo. Un día, desde el puesto de mando, fui capaz de ver más allá de los límites del propio barco. Desde allí, observé como el mar se presentaba claro a la proa y sucio a la popa debido a nuestros residuos. De la misma manera, divisé peces nadando y saltando felizmente en la dirección hacia la que nos dirigíamos, pero no fui capaz de ver nada cuando echaba la vista atrás. En ese mismo instante, pude ver un barco mucho más pequeño navegando a nuestro lado. Sus tripulantes eran muy diferentes a nosotros, al menos en apariencia. Ellos echaban las redes para pescar, pero por mucho que tiraban, no conseguían nada; nuestra potente maquinaria era capaz de quedarse con la mayor parte de los recursos que, en un principio, consideraba ilimitados. De repente, esta imagen fue tan profunda e inspiradora que entendí que mi futuro no era conducir aquel barco. Quizás, mi futuro estaba en la torre de control del puerto, puede que desarrollando políticas, buscando alternativas más limpias para poder incluir en los barcos o, quien sabe, administrando el uso de los recursos utilizados por los diferentes barcos. 

El Máster en Gestión del Desarrollo Sostenible me ayudó a vislumbrar el horizonte con una perspectiva mucho más amplia. El plan de estudios del máster me permitió ampliar los conocimientos como ingeniero, y me ayudó a entender la magnitud de los problemas actuales desde sus dimensiones económica, ambiental y social. Por un lado, las materias básicas del máster permiten dar el salto de una visión “unidisciplinar” a una visión multidisciplinar de los asuntos que se tratan. Por otro lado, el resto de las materias del master están enfocadas a buscar soluciones políticas y empresariales frente a los problemas globales actuales. Por lo tanto, el éxito de este máster reside en su perspectiva multidisciplinar: los problemas actuales requieren de soluciones multidisciplinares. En el plano personal, el máster permite el desarrollo de aspectos tan importantes como la capacidad de trabajar en equipo, la cooperación y la sinergia. Su ya mencionada perspectiva multidisciplinar da cabida a alumnos de todos los sectores académicos, desde políticos y periodistas a ingenieros y biólogos, pasando por todas las ramas del conocimiento que puedan existir. Esto implica la posibilidad de viajar sin necesidad de coger el avión, aprendiendo de los diferentes puntos de vista que cada uno aporta. Además, el reducido y más que suficiente grupo de personas que componen las clases del máster facilita el desarrollo de relaciones personales que, en mi caso, han venido para quedarse. 

Después del máster, he estado un año gozando de una beca de formación para trabajar en la Oficina de Medio Ambiente de la Universidad de Vigo. Desde allí he comprendido que el Máster en Gestión del Desarrollo Sostenible es un mecanismo con capacidad para estructurar nuestra manera de pensar de una manera diferente, además de aportar herramientas prácticas para utilizar en la vida diaria de cualquier técnico ambiental. Paralelamente, debido a mis inquietudes personales y a las inquietudes que me ha despertado el propio máster, he iniciado una tesis doctoral en el ámbito de la sostenibilidad y el análisis de ciclo de vida. Tras muchas vueltas, el programa de doctorado en el que he conseguido encajar todas estas inquietudes se denomina Análisis Económico y Estrategia Empresarial. Quizás, influenciado por el máster, he aprendido que la sostenibilidad depende de todos los actores sociales: partiendo de las exigencias de consumidores responsables, una empresa debe tener la capacidad de adaptarse, desacoplando el desarrollo económico del impacto ambiental generado. Tras mi experiencia en la Oficina de Medio Ambiente, y acompañado por Emilio Fernández y Gonzalo Méndez, mis directores actuales de tesis y profesores del máster, me han concedido la beca predoctoral de la Xunta de Galicia para desarrollar mi tesis doctoral a lo largo de los próximos tres años. 

Como decía al principio, el Máster en Gestión del Desarrollo Sostenible ha supuesto un punto de inflexión y un punto de partida a nivel profesional y a nivel personal.

1 comentario:

  1. Como si hoy en día una tesis valiese para algo. A nivel profesional es lo más absurdo que se puede hacer. La mayoría de la gente que hace tesis, las defiende con casi 30 años y encima se cierran puertas porque el mercado laboral no quiere ni necesita doctores. ¿Y luego, qué? Pues al paro. O a veces peor porque hay becas que son eso, becas sin cotización. En fin...Pan para hoy y hambre para mañana.

    ResponderEliminar