jueves, 27 de marzo de 2014

Agua y energía



El pasado 22 de Marzo se conmemoró el Día Mundial del Agua. Este año dicha celebración está orientada a las relaciones que se establecen entre el agua y la energía.

En su mensaje anual, el secretario general de la ONU ha destacado la vinculación del elemento hídrico con la sostenibilidad, recalcando además que "los vínculos entre el agua y la energía, que son muchos y muy estrechos, requieren políticas coherentes e integradas y estrategias innovadoras."






Desde la ONU proponen varios principios clave en referencia a las principales problemáticas en el ámbito del agua y la energía, debiendo paliarse desde la promoción de prácticas sostenibles : 


1. El agua requiere energía y la energía requiere de agua

El agua es necesaria para producir casi todas las formas de energía. La energía es necesaria en todas las etapas de extracción de agua, el tratamiento y la distribución.

2. Los suministros son limitados y la demanda es cada vez mayor

La demanda de agua dulce y energía seguirá aumentando significativamente en las próximas décadas. Este aumento presentará grandes desafíos y los recursos de deformación en casi todas las regiones, especialmente en el desarrollo y las economías emergentes.

3. El ahorro de energía es el ahorro de agua. Ahorrar agua significa un ahorro de energía

Las opciones relativas a la oferta, la distribución, el precio, y el uso de agua y energía y los impactos entre sí.

4. El sector más pobre de la población necesita urgentemente el acceso a los servicios tanto de agua y saneamiento como de electricidad

A nivel mundial, 1,3 mil millones de personas no tienen acceso a la electricidad, 768 millones de personas carecen de acceso a fuentes mejoradas de agua potable y 2,5 mil millones de personas no tienen acceso a servicios de saneamiento. El agua y la energía tienen impactos importantes sobre el alivio de la pobreza.

5. Una mejor eficiencia en el uso del agua y la energía es tan imprescindible como son las políticas coordinadas, coherentes y concertadas

Una mejor vinculación entre los sectores de agua y energía mejorará la coordinación en materia de energía y planificación del uso del agua, dando lugar a la reducción de ineficiencias. Quienes diseñan políticas, los planificadores y los profesionales pueden tomar medidas para superar las barreras que existen entre sus respectivos dominios. Se necesitan políticas nacionales innovadoras y pragmáticas que pueden conducir a una mayor eficiencia y una prestación de los servicios de agua y energía efectivas en cuanto a sus costos.

miércoles, 26 de marzo de 2014

La importancia de la Eficiencia Energética, con Miguel Rodríguez Méndez



La clase del miércoles la dedicamos a la asignatura Empresa y Cambio Climático, con Miguel Rodríguez Méndez, profesor de la Universidad de Vigo. Es Licenciado y Doctor en Economía y sus investigaciones se centran en la Economía de la Energía y el Medio ambiente y en los Métodos de simulación en Economía, con publicaciones en libros y revistas científicas de referencia nacional e internacional como Energy Journal, Energy Policy, Climate Policy, Tourism Managemet o Hacienda Pública Española.

La clase estuvo centrada en la importancia de la eficiencia energética, algo fundamental para cuestiones tan relevantes como hacer frente al cambio climático y a la escasez de recursos, reducir la deuda externa en el sector de la energía y reforzar la independencia geopolítica y la seguridad energética, garantizar el crecimiento sostenible en tiempos de crisis económica o controlar los costes energéticos (reduciendo la necesidad de inversiones en infraestructuras energéticas).

Miguel Rodríguez Méndez

Empezamos deteniéndonos en la seguridad energética, ya que la UE y España presentan una gran dependencia, que ronda el 75% en nuestro país, por lo que la eficiencia energética permitiría reducir este problema. La principal causa de incertidumbre no es tanto que no haya oferta de petróleo en los mercados internacionales, sino la gran variabilidad de los precios, que pueden disparar la factura energética.

El precio del crudo pasó de unos 20 a más de 100 dólares por barril en la última década, un crecimiento brutal, que reduce la parte de nuestra producción que se reparte entre remuneración de trabajo y capital, y lo hace de forma apreciable, ya que las importaciones de energía suponen una quinta parte del total.

Parte de la clase la dedicamos a buscar las causas del auge de los precios de la energía. Si analizamos la producción de petróleo, vemos que nunca se había producido tanto, porque tampoco nunca se había demandado tanto. La demanda está experimentando un fuerte incremento, que se debe principalmente al gran crecimiento de los países emergentes, particularmente China. Para cubrir esta demanda se ha recurrido a petróleos no convencionales, con mayores costes de producción, lo que explica el aumento del precio.

Por lo tanto, si se siguen utilizando estos yacimientos de petróleo, es previsible que los precios sigan siendo elevados. Así, es posible que si el crudo llega a un precio suficientemente alto, otras tecnologías alternativas pasen a ser competitivas, lo que podría convertirse en la forma de hacer frente a problemas medioambientales como el cambio climático.

martes, 25 de marzo de 2014

El mercado español de electricidad y las renovables, con Javier Pobes



El jueves tuvimos la tercera sesión de Energías Renovables, en la que nos visitó Javier Pobes Hernantes. Es Ingeniero Técnico Industrial por la Escuela Politécnica de Madrid y realizó el Curso de postgrado de Alta Especialización en soldadura en el Centro de Investigaciones Metalúrgicas y el Curso de Especialización en Negocio Energético en la U.P. Comillas. Actualmente es Subdirector del Centro de Control Eléctrico de Gas Natural Fenosa.

La clase estuvo centrada en el mercado español de electricidad y las renovables. El actual sistema de mercado liberalizado que existe en España se estableció en 1997, con la Ley del sector eléctrico, derivada de la Directiva 96/92/CE, que pretendía introducir la competencia para reducir precios.

Javier Pobes Hernantes


En el mercado eléctrico español existen dos operadores, uno del mercado (OMIE), y otro del sistema (Red Eléctrica). El primero se encarga de gestionar el sistema de ofertas de compraventa y operaciones del mercado y el segundo de garantizar la seguridad y coordinación del sistema.

Podemos diferenciar tres mercados. Por un lado existen mercados organizados de energía (diarios e intradiarios), dirigidos por el operador de mercado, en los que, mediante subasta, con ofertas de la demanda y la generación, se obtiene un precio (el precio marginal). Otra opción son los contratos bilaterales físicos, acuerdos directos entre comprador y vendedor.

Por último, también son necesarios mercados de servicios complementarios, de ajuste del sistema, gestionados por el operador del sistema: garantía de suministro, resolución de restricciones técnicas, reserva de potencia adicional a subir, gestión de desvíos entre generación y demanda, regulación frecuencia-potencia y control de tensión.

Después de explicarnos cómo funcionan cada uno de estos mercados, Javier Pobes nos explicó por qué el mercado funciona así. Su actual estructura responde a su vinculación con el sistema físico de suministro y sus peculiaridades se deben al escenario en que se diseñó y desarrolló. Además, destacó que está sometido a una sucesión permanente de cambios regulatorios, que se han convertido en los mayores generadores de incertidumbre, y que el modelo presenta síntomas de agotamiento. Aunque ha funcionado de forma técnicamente correcta, las señales económicas que ofrece no son coherentes con los objetivos de los reguladores en cuanto a consumo e inversión.

En la última parte de la case hablamos sobre los objetivos para las energías renovables, destacando la importancia de la regulación, que debe favorecer su integración en la red. Para finalizar, Javier Pobes nos mostró las dificultades que existen para integrar las renovables en el mercado eléctrico, que necesitan potencia de respaldo ante su variabilidad y su producción no acorde con la demanda.

lunes, 24 de marzo de 2014

Tecnologías de generación renovable, por Francisco Javier Alonso



El pasado viernes tuvimos la segunda clase de Energías Renovables, donde contamos con la presencia de Francisco Javier Alonso, Ingeniero Industrial en las especialidades de Técnicas Energéticas por la Universidad Politécnica de Madrid y en Química Industrial por la Universidad de Valladolid, actual subdirector de la unidad de Innovación y Soporte Tecnológico de Gas Natural Fenosa.

Las empresas logran transformar los diferentes tipos de energía primaria en energía eléctrica por diferentes vías: química, térmica, mecánica, nuclear y solar. El agotamiento de los recursos naturales y las problemáticas medioambientales asociadas, han incrementado la apuesta por las energías renovables, un sector en alza que ofrece diversas posibilidades, si bien no todas ellas siguen el mismo proceso de maduración. Cuando hablamos del grado de madurez no solo nos referimos desde el punto de vista tecnológico, sino también desde el punto de vista de su viabilidad comercial, precio de incorporación, regulación al respecto y la preparación de la sociedad para recibir dichos cambios.

Todo ello debe tenerse en cuenta, entre otros factores, para establecer baremos de actuación respecto a qué tecnologías son mas deseables según el entorno en que se quieran desarrollar.



Francisco Javier Alonso


En la sesión profundizamos en el funcionamiento de los diferentes tipos de tecnologías de generación renovable como la eólica onshore y offshore: composición de las palas, tipos de generadores, convertidores y su integración en la red, ventajas e inconvenientes; la solar fotovoltaica, solar termoeléctrica, hidráulica, geotérmica, biomasa y energías marinas.

Todas ellas siguen una diferente evolución, considerándose la eólica onshore, geotérmica, biomasa y solar fotovoltaica las más maduras. Sin embargo, su eficacia se basa en diferentes parámetros entre los que cobra importancia la ubicación geográfica, la cual limitará nuestra elección en términos de efectividad de estas tecnologías.

Otro aspecto que cobra importancia es el almacenamiento energético, un factor de máxima importancia que aporta seguridad de abastecimiento y estabilidad de suministro.

En todo ello converge la perspectiva del trilema energético, donde el avance debe recoger los parámetros de sostenibilidad, fiabilidad y economía.


viernes, 21 de marzo de 2014

Análisis del Ciclo de Vida, Ecodiseño, Ecoetiquetado y Compra Pública Verde, con José María Fernández



Esta semana tuvimos las dos últimas sesiones de Instrumentos de Gestión Medioambiental en la Empresa, con la visita de José María Fernández Alcalá, Ingeniero Industrial por la Universidad del País Vasco. Trabaja en el IHOBE, una Sociedad Pública del País Vasco que apoya al Gobierno de esta comunidad en el desarrollo de la política ambiental y en la extensión de la cultura de la sostenibilidad ambiental.

José María Fernández es responsable de proyectos medioambientales (ecodiseño, mejora ambiental de productos industriales y construcción sostenible) y proyectos informáticos (internet y aplicaciones de gestión) en dicha sociedad. Además, ha participado en multitud de congresos y jornadas de formación en temáticas ambientales y es profesor en diferentes másteres y postgrados relacionados con la mejora ambiental y el diseño industrial.

José María Fernández Alcalá


Uno de los instrumentos más importantes para evaluar el impacto ambiental es el Análisis del Ciclo de Vida (ACV), un proceso objetivo para evaluar las cargas ambientales asociadas a un producto, teniendo en cuenta toda la vida del mismo. Se basa en la realización de un balance material y energético del sistema estudiado para identificar las entradas y salidas y evaluar los diferentes impactos ambientales que pueden causar. Tiene diversas aplicaciones como el desarrollo de legislación y políticas, selección de alternativas de gestión de residuos o, en el caso de las empresas, selección de alternativas de productos con menor impacto.

Por ello, la sesión del miércoles la dedicamos a comprender la metodología del ACV, que consta de varios pasos: definición de objetivos y alcance, inventario del ciclo de vida (ICV), evaluación del impacto del ciclo de vida (EICV) e interpretación de resultados. Para entenderlo mejor, vimos ejemplos prácticos de los distintos pasos utilizando una herramienta de software, que permite simplificar considerablemente el procedimiento.

El ACV es una herramienta de evaluación, por lo que se complementa con herramientas de mejora como el Ecodiseño, es decir, considerar la variable ambiental en el proceso de diseño de los productos, además de los criterios tradicionales como costes o calidad. Dado que el 80% de los impactos ambientales de los productos se determinan durante la fase de diseño, el ecodiseño permite minimizar el impacto ambiental de los productos a lo largo de todo su ciclo de vida.

Para lograrlo existen varios aspectos a tener en cuenta: seleccionar materiales de bajo impacto, reducir el uso de material, optimizar las técnicas de producción, optimizar la fase de transporte, reducir el impacto ambiental en la fase de uso, optimizar la vida del producto y optimizar el fin de vida del producto.

Para fomentar productos más sostenibles no basta con incidir en la oferta. Junto al ecodiseño son necesarias herramientas que incentiven la demanda, como es el caso del Ecoetiquetado, mediante el que se ofrece información ambiental del producto a los consumidores, que así pueden tenerla en cuenta a la hora de elegir junto a los factores habituales como el precio.

Sistemas de etiquetado de producto

En la clase conocimos los distintos sistemas de etiquetado ambiental de productos, diferenciándolos en función de si son obligatorios, de si aportan información ambiental, de si abarcan el ciclo de vida completo o una fase concreta y de si son validados por terceros. Por ejemplo, la etiqueta energética es un marcado legal obligatorio con valoración ambiental, mientras que la huella de carbono es un marcado voluntario con valoración ambiental. Además, José María Fernández nos explicó los diferentes tipos de etiquetas ecológicas basadas en normas ISO (tipo I, II y III).

Por último, hablamos sobre Compra Pública Verde, es decir, la integración de criterios ambientales en los procesos de compra por parte del sector público. Esta herramienta tiene un gran potencial para incentivar a las empresas a ofrecer productos más sostenibles, ya que las compras públicas suponen un 13% del PIB español, y hasta un 16% en la UE.

miércoles, 19 de marzo de 2014

La sostenibilidad desde la industria textil: la experiencia INDITEX



Ayer recibimos la visita de Antonio Álvarez, Director de Sostenibilidad Ambiental de INDITEX, que nos explicó las dificultades que se encuentran en dicho sector, desde la perspectiva del análisis del ciclo de vida del producto, así como las acciones y objetivos que la empresa está desarrollando para mejorar su triple cuenta de resultados: social, económica y medioambiental.

Para entender el sector, a modo de introducción, los asistentes realizamos un ejercicio práctico donde tuvimos que identificar el ciclo de producción de diferentes materiales, cuál era la ubicación geográfica de cada fase productiva y qué dos impactos destacaríamos dentro de la industria textil.

Antonio Álvarez


Los términos más relevantes de la industria textil en el aspecto medioambiental son la presencia de químicos y el uso de agua, debido a los tintados, al uso extensivo de los cultivos necesarios para generar la materia prima y de proceso. 

Atendiendo al uso de químicos, muchos están fuera de uso por la normativa vigente, y más allá de esta se limitan a través de diversas campañas donde se produce una cadena de presión entre ONG´s, la industria textil y a su vez entre esta última y la industria química, para promover un cambio de conductas e inversión en innovación.

En estos momentos, el grupo cuenta con una serie de mecanismos y objetivos. Uno de ellos es la incorporación de un 5% de algodón orgánico, una gran cantidad considerando el peso del grupo en la industria. También cuentan con múltiples tiendas cuyas infraestructuras están certificadas con Leed oro y Leed platino. En cuanto a la gestión medioambiental, exigen el cumplimiento de diversos protocolos, que marcan los requisitos mínimos a sus proveedores. Un ejemplo de ello son el protocolo Clear to Wear, Safe to Wear, los códigos de conducta o CPSIA.

Podéis consultar más información sobre esta área del grupo en su página web.


lunes, 17 de marzo de 2014

SGE 21 con Ana Herrero, de Forética




El viernes tuvimos la última clase de la materia RSC, impartida por Ana Herrero, Licenciada en Ciencias Ambientales por la Universidad Autónoma de Madrid, y actual Directora de Productos y Servicios responsable de la coordinación y planificación del portfolio de proyectos operativos del Área Técnica de Forética, especialista en sistemas de gestión de la RSE, product manager de la norma SGE 21 y responsable del desarrollo del área de medio ambiente de la asociación.

El posicionamiento al respecto de qué entendemos por responsabilidad no debe anquilosarse en la realización de acción social y derivación de fondos o en la comunicación, sino que estos deben ser complementarios al eje central de gestión de la RSC donde se articulan las decisiones tomadas en el seno de nuestra empresa: hay gestionar para comunicar.

El SG21 es una norma que ofrece un modelo de integración y gestión de la RSC en las organizaciones, una herramienta desarrollada por Forética, de la que se puede disponer gratuitamente y que además es certificable.

Ana Herrero


Es importante destacar la importancia de establecer una fluidez comunicativa, donde se integren todos los departamentos, que exista implicación de la alta dirección, y una cuidadosa selección de herramientas y elaboración de un diagnóstico inicial. Debemos también identificar de tareas, responsabilidades y plazos, elaborar la documentación y registros pertinentes, realizar el despliegue de procesos, la revisión interna, y preparar una posible auditoria externa (de carácter voluntario),  teniendo en cuenta procesos de mejora continua.

Para la selección de la herramienta deberemos tener en cuenta diversos factores, como las características de nuestra empresa o sector, enfocando nuestra elección hacia aquella que se ajuste mejor a nuestras necesidades y a la realidad de nuestro entorno.





sábado, 15 de marzo de 2014

Verificación e implantación de la RSE, con José Philippot



En la clase del jueves retomamos la asignatura de RSE. Estuvo con nosotros José Philippot Fernández, Ingeniero Industrial, especialidad en Organización de Empresas y especialista en sistemas de gestión empresarial (calidad, medioambiente, seguridad laboral, seguridad alimentaria, RSE, etc.). Es socio fundador del grupo GADI, empresa de servicios de consultoría, prevención de riesgos laborales y salud laboral y, actualmente, es Director Comercial de Consultoría y responsable de la expansión internacional del mismo.
 
José Philippot Fernández

La sesión estuvo dedicada a la verificación e implantación de la RSE en la empresa, por lo que conocimos diversos modelos de gestión y herramientas para implantar un sistema de RSE. Existe una gran variedad de modelos, algunos se centran en un único aspecto, mientras que otros abarcan todos los componentes de la sostenibilidad (economía, sociedad, medio ambiente...), y también se diferencian en el nivel de comprobación, siendo algunos verificables por tercera parte y otros no. Por tanto, las empresas pueden elegir los que mejor se ajusten a sus características. Algunos de los que estudiamos son:

ISO 9001: especifica los requisitos para un sistema de gestión de la calidad.

ISO 14001: establece requisitos para un sistema de gestión ambiental.

OHSAS 18001:
especifica requisitos para un sistema de gestión de la seguridad y salud en el trabajo.

Pacto Mundial: una iniciativa internacional propuesta por Naciones Unidas que busca el compromiso voluntario de las organizaciones, por medio de la implantación de diez principios basados en derechos humanos, laborales, medioambientales y de lucha contra la corrupción.

Códigos de conducta: pretenden ser una guía básica de comportamiento, y deben clarificar la misión, los valores y principios de una organización y conectarlos con normas de conducta profesionales.

ISO 26000: es un documento guía para la RSE, con recomendaciones pero sin requisitos que se podrían cumplir. No es certificable, ya que las diferencias culturales entre los distintos países impiden establecer unos requisitos únicos, que sean aceptados por todos.

SA8000: creada por Social Accountability Accreditation Services, esta norma busca certificar que las empresas respetan los derechos humanos y de los trabajadores.

SGE21:
creada por Forética, permite certificar un sistema de gestión englobando todos los componentes de la RSE.

Memorias de Sostenibilidad:
facilitar información sobre el comportamiento económico, ambiental, social y de gobierno, lo que se puede hacer con modelos como el GRI.

viernes, 14 de marzo de 2014

Reducción de consumo de agua con metodologías Lean, con Iago Rodicio



El jueves tuvimos clase de Instrumentos de Gestión Medioambiental en la Empresa, con Iago Rodicio García, Ingeniero en Organización Industrial e Ingeniero Técnico Industrial en Electrónica y Automática con más de 10 años de experiencia en el diseño y puesta en marcha de planes de mejora de la productividad industrial basados en el uso de las TIC. También tiene una amplia experiencia en la filosofía Lean Manufacturing, así como en su aplicación en distintos sectores. Actualmente es Managing Director de PARSEC Iberia.

La sesión estuvo centrada en un caso práctico, aplicando los conceptos del Lean Green que nos explicó Antonio Sartal en la clase del miércoles. De esta manera, Iago Rodicio nos habló de un proyecto de reducción de consumo de agua que realizó con metodologías Lean Manufacturing (Lean-Green) en la industria de transformación de productos de la pesca.

Iago Rodicio García


El coste del agua ha subido en los últimos años y en Galicia se aprobó un canon del agua que depende de la cantidad de agua vertida y de su carga contaminante. Por tanto, la preocupación de las industrias por reducir el consumo de agua se ha incrementado notablemente.

En la industria que analizamos, el consumo de agua es muy elevado. Para comprenderlo, Iago Rodicio nos explicó los distintos procesos, centrándose en los más intensivos en agua, y destacando que en la situación de partida había graves deficiencias en el uso del agua: poca sensibilización del personal, equipos y líneas no diseñados para que consumiesen poco agua, dificultades para la limpieza que implicaban mucho uso de agua…

Para mejorar esta situación podemos aplicar la metodología Lean. Para ello son necesarios dos pilares fundamentales: estandarizar los procesos y definir un método de trabajo en flujo.

Nos centramos en el caso de la limpieza. En primer lugar hay que romper el problema en partes, descomponiendo las tareas en fases. A continuación se deben definir estándares para cada tarea, con un tiempo por operación, y recogerlo en un procedimiento escrito, de modo que todo el mundo haga igual la misma tarea. Por último, es necesario realizar un control y seguimiento.

Además de la limpieza, Iago Rodicio nos mostró otras acciones: recirculación del agua para trabajar en circuito cerrado, reutilización de aguas en procesos anteriores, reducción de los caudales instantáneos, campañas de concienciación de empleados…

Con estas medidas consiguieron una reducción de un 62% del consumo de agua, y de hasta el 77% en el caso de la limpieza, logrando un importante ahorro económico y una mejora ambiental. Por tanto, vemos como la metodología Lean ayuda a mejorar procesos, también en la gestión de servicios (como es la limpieza), consiguiendo además reducir los impactos ambientales.